DE LA LLANURA A LA SIERRA

Praderas vestidas por cultivos y sombreadas por las nubes, corren hacia las tierras altas. En los cerros la vida brota entre sus grietas. Hablamos de lugares matizados por una diversidad de paisajes y colores ideales para disfrutar de actividades al aire libre. Su vida rural y serrana está atravesada por la cultura inmigrante; presente en la arquitectura, la gastronomía y las festividades. Seguí leyendo y descubrí de qué destinos estamos hablando.

General La Madrid

Se trata de un distrito agropecuario con destacada vida cultural, caracterizado por el Balneario Municipal “Eduardo Baraboglia”, ubicado a orillas del arroyo Salado, y por sus dos circuitos: el rural, que integra a sus pequeñas localidades -Las Martinetas, La Colina, Líbano y Pontaut- y el histórico cultural, que propone recorrer su ciudad cabecera y visitar el Complejo Cultural “Juan Carlos Pacín”, la “Casona Señorial Laplacette”- donde funciona el Archivo y Museo Histórico Municipal-, la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, el Palacio Municipal, el Centro Cívico y la Estación Ferroviaria entre otros atractivos.

Más Info

Coronel Suárez

En su territorio se conjugan los tranquilos arroyos abrigados de árboles centenarios, las bellezas naturales serranas y sus pintorescas localidades. Posee una rica historia referida a la práctica del Polo, con campos de juego de nivel internacional y cuenta con recursos naturales como el arroyo Sauce Corto y el Cerro de la Cruz. En este pago se emplazan los pueblos de Santa Trinidad, San José y Santa María, colonias fundadas por los Alemanes del Volga con características urbanísticas similares a las de Rusia; y también Villa La Arcadia, una tranquila localidad ubicada en el corazón de las sierras.

Más Info

Saavedra

En los pagos de Saavedra, la llanura se encuentra teñida por arroyos, lagunas y los cordones serranos más antiguos del Sistema de Ventania (Bravard y Curamalal). Entre caminos, abras y ojos de agua, se pueden practicar el senderismo y las cabalgatas. En las estancias, las actividades rurales están siempre bien acompañadas por la gastronomía criolla y francesa. Es que Pigüé, su ciudad cabecera, fue forjada por colonos provenientes de L’Aveyron, sur de Francia, quienes junto a inmigrantes españoles, italianos y alemanes han dejado su sello en las construcciones, la gastronomía y las festividades.

Más Info

¡Con todos los matices!