MUNICIPALIDADES DE SALAMONE

Las monumentales estructuras municipales mellan a los poderes que las desafían. Tal como las pensara su creador, su presencia, en tal espectacular escena, son un acto de valor al poder del estado y a su ley suprema: el bienestar de los pueblos. A continuación les presentamos algunos de sus palacios municipales, que en conjunto con los cementerios y los mataderos, forman parte de la  triada de las obras Salamónicas, una combinación de art decó, futurismo y funcionalismo que vale la pena conocer.

Palacio Municipal de Coronel Pringles

El edificio se puede dividir en dos grandes cuerpos: uno horizontal y otro vertical. El último cuenta con la tradicional torre del reloj. Su altura, que supera al de la iglesia local, acentúa la interpretación sobre la superioridad del estado por sobre las demás organizaciones y su posicionamiento como dueño del tiempo. Una de sus particularidades es que el palacio ostenta plazas en sus laterales, característica que contrasta a la tradicional plaza central.

Más Info

Palacio Municipal de Laprida

Ubicado en el núcleo de la ciudad, frente de la Plaza Central, fue diseñado a partir de una simetría axial que destaca la gran torre del reloj. Sus magnas dimensiones -que alcanzan los 30 metros de altura- se imponen ante el tejido urbano. Entre sus características preponderantes se hacen presentes: el hormigón, la mampostería y el zócalo de piedra.

Más Info

Palacio Municipal de Rauch

Situado en medio de una plazoleta, cuenta con una entrada de acceso en cul-de-sac y jardines que permiten un recorrido de 360° grados alrededor del edificio. La obra está compuesta por relieves geométricos que desembocan en una imponente torre de reloj. Es destacable el buen estado su mobiliario y la luminaria original, así como también el de los bancos y el alumbrado del exterior.

Más Info

¡Disfrutá su arquitectura!